Taller de meditación para niños

Propuesta de meditación para niños  Información: Alicia Pérez, terapeuta,  tel. 654487092
“Yo en compañía de Yo solito”
La meditación enfocada a los niños (5 a 8 años) es un instrumento que les otorga más capacidad de concentración de cara a la cotidianidad en general y sus estudios en particular y les enseña poco a poco de una forma natural y lúdica a conocer y sentir el placer de aprender a quedarse solitos con su Yo luminiscente y aún casi divino que todavía permanece en ellos casi virgen sin estructuras apenas distorsionadas, lo que a su vez les aporta capacidad de sentirse, escudriñarse, reconociendo y diferenciando sus diferentes emociones (diferenciar la rabia del miedo, la tristeza del enfado, la plenitud, el amor, la inseguridad, la alegría, etc.) y todo ello, en definitiva les ayudará a lidiar de mejor manera con las sensaciones, y vivencias de soledad y o abandono que han experimentado o experimentarán a lo largo de su infancia y también de su vida ineludiblemente, como consecuencia de un conocimiento más temprano, profundo y natural de sí mismos.
¿Cómo? Todo ello a través de un juego plácido y sereno donde aprenden a respirar conscientemente; usando la kinesiología, aprendiendo a visualizar y a moverse de dentro a fuera, es decir, desde su parte externa a su YO interno.
Entre otros muchos ejemplos:
MEDITACIÓN DEL KIN-HIN
Cosas que te pasan…
Ser más consciente de tu cuerpo, de tu mente, de tus emociones, te ayudará mucho a la hora de tener más control sobre tus actos.
Puedes estar atento a todo lo que haces, no es algo difícil. Ahora bien, tienes que esforzarte un poco. Por ejemplo, cuando comas o te duches intenta ser consciente de los movimientos de tu boca o de tu cuerpo bajo el agua. Si mueves una mano, hazlo siendo plenamente consciente del acto de mover la mano y no de un modo mecánico.
Por supuesto, no siempre ni en todas tus actividades cotidianas podrás recordar esto, así que la meditación que te pongo a continuación te permitirá dedicar un tiempo al hecho de estar plenamente atento a lo que haces y piensas.
Kin-Hin es una palabra japonesa que significa “caminar muy lentamente y de un modo muy atento”.
Empieza a caminar en silencio, siguiendo una línea recta muy lentamente, en un lugar tranquilo, donde nadie te moleste. Puede ser tu habitación, el salón de tu casa u otro sitio de tu elección. Si se trata de un lugar cerrado, camina siguiendo la forma de un rectángulo.
Enfoca tus ojos unos pasos delante de ti. Tu espalda está erguida y tus manos se juntan a la altura del pecho, sin tocarlo.
Mientras caminas, tu atención se fijará en el contacto de cada pie con el suelo. Tu respiración debe ser tranquila y tus manos deben permanecer unidas a la altura del pecho durante todo el ejercicio.
Si surgen sensaciones corporales, emociones o pensamientos, déjalos pasar y vuelve a estar atento a tus pies.
Levanta y baja tus piernas y tus pies lo más lentamente que puedas. Lo importante es el hecho de observar, no lo que observas.
Enseguida comprobarás que este modo de caminar facilita mucho la concentración y neutraliza los pensamientos incesantes.
Es como si el tiempo se detuviera por unos instantes…
¡Te gustará!
Puedes caminar de esta forma, siguiendo un rectángulo, dos o tres veces. Luego siéntate o túmbate en silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s